No menu items!
Turismo De EscapadasEscapadasAltea, el simbolismo de la Costa Brava

Altea, el simbolismo de la Costa Brava

Las claves: Punta del Mascarat – Marina Geenwich – Iglesia Parroquial – Casco Antiguo – Peñón de Ifach – Fort de Bèrnia – Torre de Bellaguarda – Torre de la Galera.

La Bahía de Altea: Enclavada en una bahía, Altea se hace hueco, entre el mar y la montaña. Otorga una imagen simbólica de la Costa Blanca. Desde la punta del Mascarat, se abre en una amplia ensenada en la que pequeñas calas y playas se suceden hasta alcanzar el espigón del puerto. La primera playa se encuentra junto a la Marina Greenwich que cuenta con una atractiva oferta deportiva de centro de buceo, escuela de vela y alquiler de cruceros. Las playas más concurridas son la de l´Olla y Cap Negret. Finalmente al sur, junto al puerto, se encuentran dos playas urbanas de grava y aguas transparentes. Junto a su amplia oferta náutica, Altea cuenta con un club de golf ubicado en plena sierra Bernia con unas increíbles vistas.

Qué visitar: La cúpula azul y blanca de la Iglesia Parroquial otorga una imagen casi simbólica de la Costa Blanca. Bien es cierto que, el Casco Antiguo de Altea merece una visita que debe iniciarse con la idea de perderse por un laberinto de calles empedradas y escalonadas, que permiten descubrir interesantes rincones. Tampoco debemos olvidarnos de otros lugares interesantes como el Forat, la Font del Garrofert o la Font del Runar. A pocos kilómetros nos encontramos con núcleos como el ajetreado Benidorm o el incomparable entorno de Calpe y el Peñón de Ifach.

Otras estructuras: En Altea existen otras estructuras de interés cultural. Por un lado, el Fort de Bèrnia fue construido en 1562 con el objetivo de vigilar la población morisca. A continuación, la Torre de Bellaguarda formó parte de la extensa red de torres vigía que alertaba de las incursiones enemigas a la costa. Y, por último, Torre de la Galera pertenecía a la red costera de torres vigía y actualmente forma parte de una propiedad particular.

Dónde dormir:En una antigua casa labriega alicantina se encuentra El Pi del Senyoret. Tiene un restaurante donde podremos degustar la rica gastronomía alicantina y en el jardín tienen habilitado una zona de chill out para contemplar las estrellas con una suave música de jazz.

El Pi del Senyore

Otros alojamientos en Altea

Dónde comer:Recomendamos comer en el restaurante del Hotel La Serena. En la carta destaca una cocina creativa de mercado y, además, ofrecen una serie de menús de empresa y otros diarios con un módico precio.

Hotel La Serena

Otros restaurantes en Altea

Artículo anteriorCuéllar, una visita muy peculiar
Artículo siguienteSerradilla

Artículos similares

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más Popular